La Pascua, una fiesta de Dios

960 638 Más Vida
  • 6

La Pascua es la primer fiesta de 7 que Dios instruyó al pueblo de Israel que guardara cada año. La Pascua como el resto de las fiestas eran rituales cuyo significado ayudaba al pueblo de Israel a caminar con Dios. Cuando Israel salió de Egipto, Dios les indica guardar la fiesta de la Pascua y la fiesta del Pan sin Levadura, estas dos fiestas fueron las únicas que celebraron durante 40 años hasta que entraron a la tierra prometida. Una vez en la tierra prometida, pudieron celebrar las otras 5 fiestas.
Moisés hablo de Jesús, pero no habló por su propia cuenta, solo habló lo que Dios le dijo. En las 7 fiestas Moisés estaba hablando de Jesús y quien le dicto las 7 fiestas; Dios mismo.

Institución de la Pascua

Lo que generalmente conocemos como “las fiestas de Israel”, en realidad son “las fiestas de Dios”, ¡tenemos un Dios de celebraciones, un Dios de fiestas!

“Habla con los hijos de Israel y diles que deben proclamar mis fiestas solemnes como santas convocaciones en mi honor. Éstas son mis fiestas” Lv. 23:2

“Éstas son las fiestas solemnes de Jehová, las reuniones santas que convocaréis en las fechas señaladas:” Lv. 23:4

Las 7 fiestas son:

1. Pascua
2. Pan sin levadura
3. Primeros frutos
4. Pentecostés
5. Trompetas
6. Expiaciones
7. Tabernáculos

a) Antecedente histórico

La pascua es la primer temporada de fiestas que inicia en el mes de Nisan (Marzo – Abril) e incluye: la pascua, el pan si levadura y los primeros frutos.

I. Fecha de la celebración.

En el mes de Nisan (Mar-Ab). El día 14 al atardecer.

“«Este mes será para vosotros el principal entre los meses; os será el primero de los meses del año.” Ex. 12:2

“En el primer mes, el día catorce del mes, al atardecer, es la Pascua de Jehová.” Lv. 23:5

II. Selección del cordero: día 10

El día 10 de este mes, las familias de Israel elegían el cordero que cumplía las especificaciones (un cordero macho, de un año, y aparentemente sano) y que era apto para el sacrificio.

“El día diez de este mes tomará cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia.” Ex. 12:3

III. Escrutinio del cordero: 5 días (del 10° al 14° día)

El cordero elegido tenía que pasar por un periodo de 5 días de observación para asegurarse que efectivamente era el apto para el sacrificio y descartar cualquier enfermedad ya que el cordero tenía que ser completamente sano.

“5…lo tomaréis de las ovejas o de las cabras. 6 Lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes” Ex. 12:5-6

IV. Pascua el día 14 (veredicto y aprobación)

La matanza del cordero era el día 14 a las 3 de la tarde y la comida a las 6 de la tarde, antes del inicio del siguiente día (el día judío inicia a las 6 de la terde, ellos usan el calendario lunar). El cordero se había elegido el día 10 y el día 14 era el sacrificio, 5 días habían pasado de la elección al día del sacrificio.

“Lo apartarán hasta el día catorce de este mes, y toda la congregación de Israel lo sacrificará entre la tarde y la noche.” Ex. 12:6

V. Método.
El sacrificio del cordero se hacía con un método específico, era un sacrificio especial que Dios quería quedara recordado por generaciones porque este sacrificio era una sombra del sacrificio mas valioso que vendría siglos mas adelante, un sacrificio que nos beneficiaría a toda la humanidad. El método consistía en los siguientes puntos.

– La sangre en el dintel de la puerta.
– Asado.
– Sin romper los huesos
– Consumido en su totalidad.
– Ceñidos, porque saldrían inmediatamente.
– Calzados los pies.
– Bordón en la mano.
– Apresuradamente.

“7 Tomarán de la sangre y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer. 8 Esa noche comerán la carne asada al fuego y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán. 9 Ninguna cosa comeréis de él cruda ni cocida en agua, sino asada al fuego; comeréis también su cabeza, sus patas y sus entrañas. 10 Ninguna cosa dejaréis de él hasta la mañana; y lo que quede hasta la mañana, lo quemaréis en el fuego. 11 Lo habéis de comer así: ceñidos con un cinto, con vuestros pies calzados y con el bastón en la mano; y lo comeréis apresuradamente. Es la Pascua de Jehová” Ex. 12:7-11

“Debe comerse en una casa, y no se podrá sacar de allí nada de aquella carne, ni se le quebrará un solo hueso.” Ex. 12:46

VI. ¿Quién podía participar de la pascua?

En esta fiesta solo podían participar los circuncidados y sus familias. La circuncisión significaba que esa persona y su familia tenían un pacto con Dios, esa cicatriz era la marca externa de un pacto del corazón.

“43 Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Ésta es la ley para la Pascua: ningún extraño comerá de ella. 44 Pero todo siervo humano comprado por dinero comerá de ella, después que lo hayas circuncidado.” Ex. 12:43-44

En las celebraciones de la pascua los judíos cantaban el Salmo 118.

“24 Éste es el día que el Señor ha hecho; y en él nos alegraremos y regocijaremos.” Sal. 118:24

b) Cumplimiento en Jesús

Jesús cumple el propósito tal como Dios lo había instruido a los Judíos hacía mas de 1400 años antes de Cristo, antes de Jesús se celebraron mas de 1400 pascuas.

Antes de que se cumpliera en Jesús, los profetas anuncian a un “cordero humano” que sería capaz de lidiar con el problema del pecado y la muerte una vez y para siempre.

Juan el Bautista es el último profeta que anuncia a Jesús como “el cordero”

“será llevado al matadero, como un cordero; y como oveja delante de sus trasquiladores se callará y no abrirá su boca.” Is. 53:7

“El siguiente día Juan vio que Jesús venía hacia él, y dijo: «Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.” Jn. 1:29

El Señor Jesús arregla su itinerario deliberadamente alrededor de los eventos asociados con todo lo concerniente a “la rutina” de la pascua:

– Selección
– Escrutinio
– Muerte

Seis días antes de la pascua llega a Betania (día 9)

“Seis días antes de la pascua, Jesús fue a Betania, donde vivía Lázaro, el que había estado muerto y a quien Jesús había resucitado de los muertos.” Jn. 12:1

I. Selección

Al día siguiente entra en Jerusalén (día 10). Si recordamos lo que tenía que estar ocurriendo en el orden de la pascua en este día, era el día que se seleccionaba y se apartaba el cordero.

“12 Al día siguiente, al oír que Jesús venía a Jerusalén, grandes multitudes que habían venido a la fiesta 13 tomaron ramas de palmera y salieron a recibirlo. Y clamaban: ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel!” Jn. 12:12-13

II. Escrutinio

El cordero era apartado para ser probado. El propósito de apartar al cordero era observarlo y asegurarse de que no había mancha ni defecto en él, que este cordero podía ser ofrecido a Dios, no se podía ofrecer a Dios un cordero que tuviera algún defecto. Jesús fue probado por los “maestros de la ley”, fue sometido al escrutinio con los estándares más altos. Su autoridad fue cuestionada, esperaban hallar alguna tacha en El.

“23 Cuando Jesús llegó al templo, los principales sacerdotes y los ancianos del pueblo se acercaron a él mientras enseñaba, y le preguntaron: « ¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te dio esta autoridad?» 24 Jesús les respondió: «Yo también les haré una pregunta. Si me la contestan, también yo les diré con qué autoridad hago esto. 25 El bautismo de Juan, ¿de dónde era? ¿Del cielo, o de los hombres?» Ellos discutían entre sí, y decían: «Si decimos que era del cielo, él nos dirá: “Entonces, ¿por qué no le creyeron?” 26 Y si decimos que era de los hombres, tenemos miedo de la gente, porque todos consideran que Juan era un profeta.» 27 Por lo tanto, respondieron a Jesús: «No lo sabemos.» Y él también les dijo: «Pues yo tampoco voy a decirles con qué autoridad hago todo esto.»” Mt. 21:23-27

III. Veredicto final.

Después de 5 días de prueba, el día 14, se da el veredicto final sobre Jesús. Este veredicto lo da la mayor autoridad; Pilato el gobernador Romano. Sin saberlo, Pilato estaba participando del plan Divino que desde antes de la fundación del mundo se había orquestado en el corazón y consejo de la Trinidad.

“Pilato salió otra vez, y les dijo: «Miren, lo he traído aquí afuera, ante ustedes, para que entiendan que no hallo en él ningún delito.»” Jn. 19:4

Jesús fue crucificado no solo el mismo día en que el cordero pascual era matado, sino también a la misma hora en que iniciaban los preparativos de la cena. Un historiador judío llamado Josefo reporta que en Jerusalén se sacrificaron aproximadamente 256,500 corderos el día que Jesús fue crucificado, con tal cantidad era necesario sacrificarlos desde las 9 de la mañana (la hora tercera) para que pudieran estar listos antes de las 6 de la tarde que era la hora a la que inicia el día siguiente para los judíos.

“«Como ustedes saben, dentro de dos días se celebra la pascua, y el Hijo del Hombre será entregado para ser crucificado.»” Mt. 26:2

IV. Muerte del cordero.

La fecha y hora de muerte del cordero no fue un evento aleatorio, se llevaba a cabo de acuerdo a lo establecido desde la primera pascua al salir de Egipto.

“Cuando lo crucificaron eran las nueve de la mañana.” Mr. 15:25 (RVC)

“Era la hora tercera cuando le crucificaron” Mt. 27:45 (RVR60)

Jesús entrega el espíritu a la hora en que el cordero debía ser matado.

“33Desde el mediodía y hasta las tres de la tarde hubo tinieblas sobre toda la tierra, 34 y a las tres de la tarde Jesús clamó a gran voz: «Eloi, Eloi, ¿lama sabactani?», que significa «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?» 35 Al oírlo, algunos de los que estaban allí decían: «Escuchen, está llamando a Elías.» 36 Uno de ellos corrió a empapar en vinagre una esponja, la puso en una caña, y le dio a beber, al tiempo que decía: «Déjenlo, veamos si Elías viene a bajarlo.» 37 Pero Jesús lanzó un fuerte grito y murió. 38 En ese momento el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo,” Mr. 15:33-38

c) Aplicación personal

Todos hemos pecado y por lo tanto nuestra condena es la muerte eterna. La muerte tiene autoridad de entrar en nuestras vidas.

“por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” Ro. 3:23

“Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor.” Ro. 6:23

El hombre tiene un temor natural a la muerte y a Dios, y este temor a la muerte nos hace esclavos.

“14 Así como los hijos eran de carne y hueso, también él era de carne y hueso, para que por medio de la muerte destruyera al que tenía el dominio sobre la muerte, es decir, al diablo, 15 y de esa manera librara a todos los que, por temor a la muerte, toda su vida habían estado sometidos a esclavitud.” Heb. 2:14-15

La sangre de este cordero sin mancha, Cristo Jesús nos libra de la muerte, nos limpia de nuestros pecados.

“…la sangre de Jesús, su Hijo, nos limpia de todo pecado.” 1 Jn. 1:7

“…Él nos amó; con su sangre nos lavó de nuestros pecados” Ap. 1:5
Ya no debemos temer a la muerte porque la muerte y resurrección de nuestro Señor le ha quitado el poder (aguijón) a la muerte.

“55¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? 56 Porque el pecado es el aguijón de la muerte, y la ley es la que da poder al pecado. 57 ¡Pero gracias sean dadas a Dios, de que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo!” 1 Co. 15:55-57

Cuando aceptamos al Señor Jesús como nuestra pascua, ya no tenemos que huir de Dios por nuestro pecado.

“Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, como sois, sin levadura, porque nuestra Pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.” 1 Co. 5:7

El resultado de aceptar a Jesús como nuestra pascua es PAZ con Dios.

“1 Así, pues, justificados por la fe tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo… 8 Pero Dios muestra su amor por nosotros en que, cuando aún éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. 9 Con mucha más razón, ahora que ya hemos sido justificados en su sangre, seremos salvados del castigo por medio de él.” Ro. 5:1,8-9

Toda persona que se circuncidaba podía participar de las bendiciones de Dios porque este pacto los unía al pueblo de Israel. La circuncisión era una evidencia externa de un pacto interno.

Nosotros somos hechos hijos de Dios cuando ponemos nuestra fe en Cristo Jesús.

“pues todos ustedes son hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús.” Ga 3:26

Y esto es el nuevo nacimiento:

“Jesús le respondió: «De cierto, de cierto te digo, que el que no nace de nuevo, no puede ver el reino de Dios.»” Jn. 3:3

La evidencia de que una persona estaba en pacto con Dios era la circuncisión, los que depositamos nuestra confianza en Jesús somos los circuncisos de corazón aptos para participar de la pascua.

“Porque nosotros somos la circuncisión; somos los que servimos a Dios en el Espíritu, los que nos gloriamos en Cristo Jesús y no ponemos nuestra confianza en la carne.” Fil. 3:3

La pascua fue la redención de nuestra alma, fue una redención muy costosa, sin sangre no podíamos tener perdón de pecados.
Redención es una transacción financiera que transfiere nuestra pertenencia del Diablo a Dios.

“… pues sin derramamiento de sangre no hay perdón.” He 9:22

“8 El rescate de una vida tiene un alto precio, y ningún dinero será jamás suficiente 9 para que siga con vida para siempre y nunca llegue a experimentar la muerte.” Sal. 49:8-9

El Señor Jesús es nuestra pascua, crucificado por nosotros. El día su muerte fue un día de “fiesta” porque Dios estaba reconciliando al hombre consigo mismo. El Padre diseño que el día que Su Hijo Unigénito muriera fuera una gran fiesta para el cielo y la tierra. Qué paradoja, pero que bio plan. Tenemos paz con Dios. Gracias Señor.

@renatocorro