¡HASTA AQUÍ!

960 638 Más Vida
  • 5

Tomó luego Samuel una piedra, la colocó entre Mizpa y Sen, y le puso por nombre Eben-ezer, porque dijo: «Hasta aquí nos ayudó Jehová». 1 Samuel 7:12

1 Samuel 7:3 lanza un reto impresionante que hace un rato sacudió mi mente:

«Si de todo vuestro corazón os volvéis a Jehová, quitad de entre vosotros los dioses ajenos y a Astarot, dedicad vuestro corazón a Jehová y servidle solo a él, y él os librará de manos de los filisteos».

El arca de Jehová venía de estar 20 años en casa de Abinadab, cuando Samuel llegó y animó al pueblo a volver a Jehová para que Él pudiera rescatarlos de sus enemigos, ellos fueron tocados por el mensaje de Samuel y quitaron los ídolos y vinieron cerca de Samuel para volverse a Dios y adorarlo.

Siempre me impacta que vivimos bajo la sublime y maravillosa gracia de Dios y que Él ha hecho todo por acercarse a nosotros y para acercarnos a Él, sin embargo, sigue siendo decisión nuestra tomar sus promesas como personales y vivir en completa dependencia y adoración a Él.

El mensaje de 1 Samuel 7:3 sigue vigente hoy día, la única diferencia es que Dios ya hizo su parte hace más de 2000 años y está en nosotros el decidir cada día por Él.

Hoy podemos decir como el pueblo “hasta aquí nos ayudó Dios”, en cada circunstancia, en la tormenta más ruidosa o en el campo más soleado que Dios siempre estuvo ahí a nuestro lado; no somos los mismos de hace algunos años, cada día vivimos cosas que provocan cambios en nosotros, pero si hemos decidido confiar en Dios, podemos estar seguros que nunca nos abandonó.

Las palabras “hasta aquí” nos ubican en el pasado, sin embargo, también señalan hacia adelante, pues el final de nuestra vida no ha llegado, cada mañana es una oportunidad y seguramente vendrán tormentas y campos soleados, lo maravilloso de esto es que siempre, tanto en lo que fue como en lo que viene, Dios estará con nosotros (Mateo 28:20b), porque aquel que nos ayudó hasta aquí, nos ayudará a lo largo de toda la jornada.

Los comentarios están cerrados.